sábado, 1 de enero de 2011

Ammophila hirsuta

Hembra de Ammophila hirsuta

Cuando pensamos en la lucha por la supervivencia, seguramente nos vienen a la memoria las escenas de caza de los grandes felinos en las interminables praderas africanas; sin embargo, la lucha entre la vida y la muerte se produce a diario, a nuestro alrededor. Este es el caso de esta peculiar avispa, Ammophila hirsuta que a pesar de alimentarse de néctar y polen, es capaz de inocular un potente veneno a sus víctimas que las mantiene paralizadas durante días, a la espera de ser devoradas por sus larvas.
Con apenas 3 centímetros, estos insectos tienen -como nosotros-, cabeza, ojos, patas, sistema nervioso, sistema digestivo, corazón, olfato, oído, tacto y cerebro. ¿Es posible que alberguen, también, algún tipo de inteligencia? Lo cierto es que, antes de que los humanos “inventásemos” los anestésicos o los tranquilizantes, estos insectos ya los utilizaban para capturar a sus presas y aprovisionar sus nidos.
HÁBITOS Y COMPORTAMIENTO
Ammophila hirsuta, también conocida como avispa zapadora, avispa excavadora o avispa de la arena, forma parte de las denominadas “avispas solitarias”, que se caracterizan por no vivir en comunidad. Es una especie diurna, que se muestra activa durante las horas más calurosas del día y de carácter agresivo, atacando a diferentes tipos de insectos durante el período reproductivo.
MORFOLOGÍA
Ammophila hirsuta es una especie de avispa de gran envergadura, aproximadamente unos 3 centímetros, lo que representa prácticamente el doble de tamaño que una avispa común. Su silueta es muy estilizada y alargada, mostrando un estrecho y característico pedúnculo que une el tórax con el abdomen. La cabeza, de grandes ojos, es muy ancha con respecto al cuerpo, y está dotada de grandes y poderosas mandíbulas. Su coloración es muy llamativa: todo el animal es de color negro, salvo la primera mitad del abdomen que es de un intenso color rojo anaranjado. Como todas las avispas tiene 6 patas y dos pares de pequeñas alas membranosas.
DISTRIBUCIÓN
La familia sphecidae, a la cual pertenece la avispa de la arena, cuenta con 732 especies distribuidas por todo el mundo. La especie Ammophila hirsuta, en concreto, es endémica de Europa, Mongolia y norte de China.
La avispa excavadora necesita para su subsistencia zonas de arena, protegidas del laboreo, y con vegetación permanente que permita la alimentación de los adultos y la existencia de presas para las larvas. Con frecuencia suelen verse sobre plantas umbelíferas, como el hinojo o la zanahoria silvestre.
ALIMENTACIÓN
Los individuos adultos se alimentan de néctar y polen de diversas plantas, por lo que ayudan a la polinización de cultivos; mientras que las larvas se alimentan de diferentes tipos de insectos que pueden llegar a convertirse en plagas: orugas no velludas, saltamontes, grillos, etc.
REPRODUCCIÓN
La hembra de Ammophila hirsuta es la encargada, en solitario, de llevar a término las funciones reproductivas de la especie que comienzan con la búsqueda de un lugar adecuado donde construir el nido. La avispa se ayuda de sus fuertes mandíbulas y de sus patas para excavar un túnel en el suelo arenoso, de unos 4 centímetros de profundidad, que culmina en una cámara de incubación. Una vez está acabado, la avispa zapadora cierra la entrada con un guijarro, apisona la arena golpeándola con una piedra o con la cabeza hasta ocultarla, y después parte en busca de una presa. Una vez ha localizado a la víctima, que puede ser de mayor tamaño que ella, aguijonea en repetidas ocasiones sus centros nerviosos hasta producirle parálisis. De esta manera, la presa que servirá de alimento a su larva se mantiene viva durante días, evitando que pueda aparecer podredumbre en el nido. Cuando la captura está inmovilizada, la transporta hasta el nido excavado, volando o arrastrándola –si es muy pesada-. Una vez allí, abre la entrada, la introduce en la cámara y deposita un minúsculo huevo sobre ella. Si la presa es suficientemente grande para alimentar a su larva cerrará el nido de forma permanente, si no, repetirá la operación las veces que sean necesarias hasta que el nido esté suficientemente aprovisionado; tras lo cual procederá a su clausura permanente y partirá, otra vez, en busca de un nuevo lugar donde construir otro nido. Cada hembra puede ocuparse de unos seis nidos que inspecciona con regularidad.
Los huevos eclosionan a los pocos días, dando lugar a pequeñas larvas que se alimentan de las presas aún vivas, desarrollándose con gran rapidez. Cuando ha finalizado la ingesta, unos diez días después, entran en la fase de pupación que culminará cuando emerjan del nido como adultos completamente desarrollados.
CURIOSIDADES
Las avispas solitarias utilizan puntos de referencia, como piedras, trozos de madera o plantas, para orientarse y recordar la situación de los nidos.
AMENAZAS
Entre los depredadores naturales de estas avispas solitarias se encuentran las aves y algunos insectos de mayor tamaño, como arañas o mantis religiosa; aunque como viene siendo habitual, la principal amenaza la constituye el deterioro de sus hábitats naturales.
Estudios realizados sobre su comportamiento reproductivo han puesto de manifiesto que uno de los factores que más incide en su procreación es el parasitismo intraespecífico entre miembros de la misma especie, ya sea mediante el robo de presas -durante el traslado o dentro del nido-, o la sustitución del huevo dentro de la celda.




REFERENCIAS:
- Avispa de la arena de banda roja (Ammophila sabulosa).
www.herramientas.educa.madrid.org.
- ¿ La distancia entre grupos nido afecta al éxito reproductivo en Sabulosa Ammophila (Hymenoptera sphecidae)? A. Martineli, C. Ferreri, Polidori, C, Preatori GG, F. Andretti, M. Casiragui.
- Avispa excavadora (familia sphecidae). Orden himenóptera. Centro de Formación. Asociación CAAE.
www.tramayazahar.com
- Avispas solitarias. www.nature.conservationimaging.com
- Ammophila Sabulosa. Guía de los insectos de Europa. Michael Chinery. Ediciones Omega, S.A.
- Avispa zapadora.
www.generaviva.blogspot.com
- Observaciones sobre la nidificación de la “Ammophila hirsuta” Scop. (1912). Boletín de la Real Sociedad Española de Historia Natural. 12:285-289). José María Dusmet y Alonso (1869-1960). www.lamarabunta.org.
- Intraspecific parasitism and nesting succes in the Solitary wasp Ammophila sabulosa. Jeremy Field.

No hay comentarios:

Publicar un comentario